Filosofía activista

HACIA UN ACTIVISMO VITAL

 

Si algo nos enseñan la ciencia y tecnología hoy en día es a tratar de establecernos en una suerte de multitarea. El paradigma de la especie humana actual por excelencia resultará pues de aquell@s que, lejos de enfrascarse en la rigidez de lo experimentado con anterioridad, aprenden a generar, mediante un constructo interdisciplinar, una visión global. Esta creación interna implica una lectura crítica constructiva y una creación activa de pensamiento, que conforman y producen una vivencia individual experimentada desde la esencia de saberse universalmente únic@. Conductor@s de nuestro propio destino en cuanto a especificidad y generador@s de realidad desde la colectividad. La toma de conciencia implica a su vez la asunción de la empatía como principio básico transformador. Aprehendemos del entorno, de aquel que nos ofrece una visión, una adecuación y una adaptación mejor al medio. En esta dinámica de planteamiento, del mismo modo que el activismo no es un fin en sí mismo,  sino un medio de información, canalización, sensibilización y concienciación, el asamblearismo presencial o cibernético, como herramienta de horizontalidad, tampoco lo es.

La suerte asamblearia iniciática apunta pues hacia un camino basado en la multiplicidad formal, e incluso si en ese probable quantum múltiple, físico o virtual, no se produce vinculación, resulta claro que los caminos tendrán que ser otros. El planteamiento físico-temporal del activismo asambleario resulta angostado por la falta de pluralidad. Esto que parece contradictorio se escenifica claramente en el actual modelo con asambleas presenciales cada vez más raquíticas.

Según lo referido anteriormente el asamblearismo conocido presentaría entonces la paradoja de la desvinculación, en la que para la mayoría de las individualidades que han de conformar la asamblea global, conjugar instante y decisión resulta cuanto menos problemático. Estructurar por tanto, un nuevo modelo de activismo asambleario, de tipo cuántico, como nueva forma de acción, que permita irrumpir en el lugar y en el instante elegido individualmente sin por ello producir fisuras ni resquebrajamientos en la realidad seleccionada, resultará imprescindible. Para ello será necesario introducir e interiorizar un activismo vital en cada individualidad que dependerá entonces de las circunstancias personales y únicas de cada ser. Si la mecánica asamblearia, presencial o virtual, produce un desgaste obvio, resulta inviable tratar de “imponer” una dinámica asamblearia al uso cuando l@s asamblead@s son una minoría. Cada caso particular deberá pues abordarse desde la pluralidad de opciones.

¿Cuáles son estas nuevas vías? ¿Cuál sería entonces la idea? ¿Qué supone esta asunción?

El espectro es amplio y debe abordarse a su vez con amplitud. Trasladando la problemática a tod@s y cada un@ de l@s participantes, con la interiorización de la actividad como nuevo paradigma, adoptándola como actitud vital. Cada activista no debe esperar la transformación exterior o el cambio ajeno, sino al contrario debe resultar intrínsecamente paradigma de cambio. Entendámos entonces la identificación del activismo como postura vital no sólo desde una perspectiva política, sino abarcando todos y cada uno de los ámbitos naturales de nuestra existencia. Así pues lo personal e íntimo, l@s hij@s, la pareja, la familia de origen, los círculos sociales de ocio así como los laborales, han de resultar a los ojos activistas, espejos de transformación y caldo de cultivo de cambio. Pero ¿a qué tipo de cambio nos referimos? ¿con qué objeto? Planteamos un cambio de consciencia con objetivo global  basado en la transformación de la reacción en acción creativa, constante y continuada, desde la No violencia activa, la Inclusividad y por supuesto incidiendo en la horizontalidad y transparencia como pilares de esa transformación.

La introducción de un cambio colectivo supone pues establecer nuevos modelos. Evitando que la reacción se transforme en reaccionaria y que, ante la inquietud y lo desconocido, la imaginación y el pensamiento simbólico sean realmente creativos y no reactivos, ya que ante la incertidumbre y el miedo tenderemos a bucear en aquello que fue aprehendido, perdiéndonos la oportunidad de generar y realizar nuevas estructuras dirigidas hacia el bien común y hacia la universalización del pensamiento colectivo.

Si cada un@ de nosotr@s emprende este viaje descubriremos entre tod@s, más allá del arcoíris, el color de nuestos sueños.

 

EL MOVIMIENTO COMO PARADIGMA DE CAMBIO.

 

DE LA ESTRUCTURA ACTUAL HACIA LA TRANSFORMACIÓN PERSONAL.

 

 

La estructura piramidal socioeconómica produce y desemboca inevitablemente en una situación que involuciona hasta convertirse en insostenible.

Los intentos de revoluciones anteriores terminaron con la consecución de un cambio mínimo en las clases poderosas, abriendo parcialmente sus estructuras para absorver las oligarquías de nuevo cuño. Las anteriores adquisiciones de tecnología y nivel científico, dejaron paso a las posibilidad de penetrar en esta estructura (piramidal) rígida de poder.

Gráficamente la situación se ve representada de manera explícita con algunas carencias en el siguiente dibujo*:

*Entendiendo como carencia la formulación humanista ego y geocentristas en contraposición de una visión universalista e infinitista.

Si la situación global degenera en este tipo de estructuración piramidal la situación individual se verá en mayor o menor medida impregnada de la misma estructura.

En esta interpretación individual podremos advertir niveles de conducta que han de interpretarse siempre como permeables. Esto quiere decir que si bien en las primeras etapas existenciales nuestro papel queda relegado al de incorporador@s plen@s, pues absorvemos aquello que conforma nuestro entorno, lo aprehendemos interiorizándo y adoptando aquellas fórmulas que nos sirven para adaptarnos mejor a el, en las siguientes “etapas” vitales tendemos a movernos de manera más o menos fluida por los distintos niveles pasando de incorporador@s a actor@s según aquellas apreciaciones internas y externas que configuren las distintas respuestas posibles en cada individualidad, basadas en aquello que aprehendimos en nuestra primera etapa vital. Ahora bien, si no consideramos rigideces para con la permeabilidad de los niveles, tampoco hemos de tener en cuenta como única respuesta posible la permanencia en ellos. Por otra parte, cabe reseñar que este aprehendizaje no resulta única y exclusivamente de aquello que nos generó daño o percepciones distorsionadas, incluirá a su vez, el aprehendizaje de tod@s y cada un@a de aquellas consideradas como positivas. Es decir, todas aquellas dirigidas hacia el desarrollo físico emocional de cada ser.

El marco psíquico incide pues de manera determinante en la estructuración de cada pensamiento individual y por ende en el colectivo. El constructo general resulta por tanto de la suma de todas y cada una de nuestras individualidades.

En la era de los eufemismos y las metáforas huecas, entendemos pues que el activismo vital como tal nace y se desarrolla a modo de contraposición de todo aquello que nos resulta ajeno y producto de una educación incorrecta. Convertir y dotar de sustancia a aquellos términos que no podemos identificar, incide en la impotencia y la imposibilidad de aportar soluciones adecuadas. Así conceptos como el estado, la administración, el gobierno….. producen nudos gordianos difíciles de desestructurar debido a que se obvia la individualidad inherente a la composición de este tipo de constructos.

Una vez más observamos como el pensamiento simbólico generado y  deformado por el colectivo se impone a la lógica de la individualidad solidaria, respetuosa, horizontal y no violenta. El miedo y el egoismo individual generan esta clase de trastorno colectivo, mediante el cual producimos la propia “pesadilla”, para poder confrontarnos a nosotr@s mism@s en nuestra individualidad y a todo aquello que refleja el colectivo, identificándolo inadecuadamente como “realidad” normalizada.

En los sueños tenemos la llave y en la infancia se encuentra depositado nuestro presente.

Ejercicio de visualización:

http://www.youtube.com/watch?v=5arohfPG1dI&feature=share

La refundición de los antiguos paradigmas en una síntesis superadora implica el cambio de conciencia y la aprehensión de modelos acordes al instante presente. La herencia obsoleta confunde y deteriora el conjunto relacional. La asunción de nuevos paradigmas implica, a su vez, la conprensión del proceso del cambio, en este, aquellas individualidades sistematizadas en formatos ancestrales producirán oposición a los nuevos formatos (fórmulas), producto de la incertidumbre y la sensación de vacio e inestabilidad generada.

Se trata del fin de la generación dormida (domesticada), el fin de la derrota y el aplastamiento de la diviersidad y de los sueños plurales.

Dormiamos, despertamos. Eternamente libres.

DE LA ESTRATEGIA INDIVIDUAL HACIA LA COLECTIVA.

UNO A UNO.

En el instante en el que el sueño aparece como posible, la utopía se convierte en justicia.

 

Considerado el pensamiento colectivo como suma de tod@s y cada una de las individualidades de seres sintientes, en nuestro entorno próximo entenderemos esta interiorización como un proceso de asunción de nuestra propia individualidad, como parte integrante de todo él.

El ego, asumido ancestralmente como unidad intrínseca e indivisible de la individualidad humana, tratará, sintomática y sistemáticamente, de recuperar en su continuum la visión constante ego centrista y finitista. Será conveniente, por tanto, establecer un balanceo energético entre aquellos niveles, como indicamos en artículo anterior, de permeabilidad negativa y positiva. Incidiremos, por ende, en la identificación, aislamiento y canalización de la negatividad, a fin de generar una entropía constructiva encaminada siempre hacia el bien común. Paradójicamente este refuerzo percutirá positivamente en el colectivo, generando al mismo tiempo una pauta apropiada en aquella individualidad que incida en el proceso.

Interiorizada la terminología básica del activismo

Restaría como tarea, teniendo siempre en cuenta el objetivo universal determinado en y dirigido hacia el bien común, establecer en el instante presente las estrategias (dentro del abanico de las posibles y replanteando constantemente las mismas) en función de la asunción del nuevo paradigma universalista e infinitista, en el que el pensamiento colectivo, en suma inclusivo, provoca el desarrollo de un constructo evolutivo cimentado en la horizontalidad, el respeto y la no violencia activa como sinergia creadora (evolución constante).

¿Cuáles serían estas estrategias y hacia qué y quienes estarían dirigidas en primera instancia?

1.  Si entendemos aquello ancestral como objetivo de transformación habremos de incidir en primer lugar en cada individualidad (un@ a un@). En esta primera etapa por tanto el objetivo último estará basado en la sensibilización, concienciación y denuncia de aquellos aspectos producidos por el colectivo y generados por el conjunto de todas aquellas individualidades que incidimos en uno u otro instante vital en la propia “realidad” neurótica normalizada.

Actuaciones:

1.1          Continuum de interiorización de paradigmas intrínsecos al activismo vital.

1.2          Transmisión, denuncia, sensibilización y toma de conciencia en aquellos ámbitos de acceso inmediato a nivel personal, laboral y social.

2. Al incidir en la “realidad” como objeto de transformación y cambio, cada sujet@ pasiv@ se convierte en activ@ y por ende en activista.

Actuaciones:

2.1          Interrelación con el resto de individualidades en proceso dirigido hacia el bien común. Interconexión con el resto de activistas generando sinergia activa, pensamiento colectivo en proceso de conformar inteligencia colectiva a través de la crítica constructiva.

2.2          Señalamiento y denuncia de aquellas individualidades o colectivos resistentes a esta educación positiva.

3.  En ocasiones múltiples carecemos de visión objetiva si no se nos presenta un reflejo apropiado, identificando aquellos que no lo son como ajenos, agresivos o hirientes con nuestra concepción del constructo que consideramos realidad. Superar el paradigma aprehendido hace recuperar la empatía y la conexión con aquell@s que hasta entonces se nos mostraron como extrañ@s. Será necesario asumir las distorsiones colectivas e individuales, generadas en pro del amor universal, en base a la transformación de aquello considerado como real para redirigirlo hacia nuevos paradigmas.

DEL SHOCK HACIA NUEVAS OPCIONES

No se contempla, en toda su dimensión, la revolución de las tecnologías de información y comunicación (TIC), no hay confrontación de los diversos sectores de incidencia, ni estudios profundos sobre interrelación entre las partes. Sin lugar a dudas el uso apropiado de estas tecnologías incide, de manera determinante, en la modificación de aquellas “realidades” que, en el instante presente, resultan inadecuadas o inapropiadas para generar nuevas opciones o posibilidades reales de transformación.

El salto cualitativo y cuantitativo es de tal proporción en el uso de las TIC que resulta del todo desconocido actualmente a nivel institucional, tanto lo referido a su impacto económico, como aquello relacionado con niveles de introducción e implantación en usuari@s finales. Cabe destacar, en este sentido, la brecha abierta en cuanto a inclusión y exclusión social respecto a usos de determinados servicios (face, twit,…..) e incluso la conveniencia de establecer redes de información libre. A este respecto reseñar la pérdida de privacidad e intromisión en la intimidad desde el ámbito de la empresa privada.

I.     ¿Qué hacemos con el instante?

Trataremos pues de incidir en aquellos procesos de transformación con generación dinámica de respuesta viral. La brecha se abre en las TIC. Cada activista vital se ocupará y preocupará de establecer por tanto unas pautas formativas de conocimiento propio, así como unas informativas de difusión y sensibilización. Resultaría del todo conveniente “liberar” aquellos espacios virtuales extendidos socialmente (face, twit,….) y potenciar aquellos otros (n-1, toma la plaza, Virtual Pool, Propongo,……), con posibilidad de convertirse en plataformas de difusión viral. Cabe recordar que en una primera instancia los receptores somos tod@s l@s integrantes de la especie humana, y que cada suma equivale a incluir nuevas variables al constructo global. Surgen entonces dudas sobre la privacidad, intromisión y vulneración de las intimidades individuales, dudas que aquell@s usuari@s despejan al reconocer que estos derechos ya están siendo vulnerados, sistemáticamente,  por las corporaciones privadas que mercadean con aquellos datos susceptibles de comportar beneficios económicos. Es decir, en este sentido, la inclusión de datos privados estará sujeta a secreto única y exclusivamente viable en aquellas redes de comunicación y socialización de carácter libre y no supeditadas a otros intereses. De ahí la importancia de Lorea u otras plataformas que proporcionen software libre. Gracias al uso y potenciación de estas plataformas y las ya existentes la viralidad en determinados rangos de edad puede llegar a incidir prácticamente en la totalidad de la población, por ejemplo en el intervalo de 14 a 24 años en el que su uso es masivo. Hemos de recordar e identificar el carácter informativo, de sensibilización y concienciación individual como objetivo previo hacia la búsqueda del colectivo (el bien común).

El activismo en sí mismo ofrece hoy por hoy la toma de conciencia y la transformación, en base al cambio de estructura socioeconómica con el abandono progresivo de la fórmula piramidal, hacia la horizontalización, inclusión y transparencia de todos y cada uno de los procesos y estructuras humanas. Hacia un bien común con base en la no violencia activa y la solidaridad entendida desde el respeto.

II. Descolonización.

Como proceso previo a la supresión de fronteras y barreras ficticias transnacionales.

2.1                   Señalamiento, denuncia y detención de aquell@s gestor@s responsables viv@s y hasta nuestros días.

2.2                   Procesos constituyentes. Apertura de procesos constituyentes plurales, inclusivos, horizontales y no violentos.

Estudio global de recursos y estructuración de canales de distribución de los mismos.

Supresión del maltrato a otras especies con capacidad de sentir sufrimiento y dolor. Incluida su privación de libertad y usos con destino humano. Liberación de las mismas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: